CATOLICOS DE PUERTO RICO

Llevando la luz del Evangelio a toda la tierra

Preguntas y Respuestas

¿QUE OBRA EL ESPIRITU SANTO EN NOSOTROS? El Espíritu Santo nos ayuda a vivir en gracia de Dios, vive en nosotros, nos ilumina, nos fortalece, nos consuela y nos regala sus siete dones y sus doce frutos.

FRUTOS DEL ESPIRITU SANTO

Son ciertos actos de virtud que acompañan a las personas que tienen verdadera devoción al Divino Espíritu.

1. Caridad 2. Paz 3. Generosidad 4. Amabilidad 5. Fe 6. Dominio de sí 7. Alegría 8. Paciencia 9. Bondad 10. Mansedumbre 11.Humildad 12. Castidad


¿Cuales son los dones del Espíritu Santo? 1. Sabiduría: Es un gusto especial que Dios nos da hacia todo lo espiritual, hacia todo lo que se refiere a Dios. Es un desprecio por todo lo que es pecaminoso o materialista.

2. Entendimiento: Una gracia que el Espíritu Santo nos da para que podamos comprender lo que Dios nos enseña por medio de su palabra en la Santa Biblia, en la predicación o en los libros religiosos.

3. Consejo: Un favor de Dios por medio del cual en el momento de escoger sabemos elegir lo que más conviene para Gloria de Dios, para nuestra alma y para el bien de los demás.

4. Ciencia: Una cualidad que Dios nos da para saber distinguir entre lo verdadero y lo falso, y para valorar los bienes de la tierra solamente según lo que valen delante de Dios.

5. Fortaleza: Una fuerza especial que nos da el Espíritu Santo para obrar valerosamente lo que Dios quiere que nosotros hagamos y para sufrir con paciencia las penas de la vida.


6. Piedad: Un afecto filial hacia Dios que nos hace amarlo como el más bondadoso de los padres y nos concede una cierta facilidad y cariño por todo lo que sea obedecer y honrar a Nuestro Señor.

7. Temor de Dios: Un temor cariñoso a ofender a Dios, por El ser un padre bondadoso y tan generoso con nosotros, y también porque sabemos que Dios no dejará un solo pecado sin castigo.


¿Cuales son las bienaventuranzas? Jesús, al ver toda aquella muchedumbre, subió al monte. Se sentó y sus discípulos se reunieron a su alrededor. Entonces comenzó a hablar y les enseñaba diciendo:

Bienaventurados los que tienen espíritu del pobre, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Bienaventurados los que lloran, porque recibirán consuelo.

Bienaventurados los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

Bienaventurados los compasivos, porque obtendrán misericordia.

Bienaventurados los de corazón limpio, porque verán a Dios.

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán reconocidos como hijos de Dios.

Bienaventurados los que son perseguidos por causa del bien, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Bienaventurados ustedes, cuando por causa mía los insulten, los persigan y les levanten toda clase de calumnias. Alégrense y muéstrense contentos, porque será grande la recompensa que recibirán en el cielo. Pues bien saben que así persiguieron a los profetas que vinieron antes de ustedes.


¿Cuales son los Mandamientos de la Ley de Dios? 1. Amar a Dios sobre todas las cosas

2. No tomar el nombre de Dios en vano

3. Santificar las fiestas

4. Honrar Padre y Madre

5. No matar

6. No cometer adulterio ni acciones impuras

7. No robar

8. No levantar falsos testimonios ni mentir

9. No desear la mujer de tu prójimo.

10. No codiciar los bienes ajenos.


¿Cuales son los Mandamientos de la Iglesia? 1. Participar de la Santa Misa entera todos los domingos y fiestas de guardar

2. Confesarse una vez al año o cuando se está en peligro de muerte


3. Comulgar al menos en tiempo de Pascua

4. Ayunar los días establecidos por la Iglesia

5. Ayudar al sostenimiento del culto y sus ministros


¿Cuales son los Sacramentos? 1. Bautismo 2. Penitencia o Reconciliación 3. Comunión Eucaristía 4. Confirmación 5.Unción de los Enfermos 6. Orden Sagrado o Sacerdotal 7. Matrimonio


¿Cuales son las virtudes teologales? Se llaman teologales porque tienen a Dios por objeto inmediato y crecen practicando las buenas obras.

1. Fé 2. Esperanza 3. Caridad


¿Qué nos dirán en el Juicio Final si hicimos el bien y vivimos en el amor?

Mateo 25- 34

Entonces el Rey dirá a los que están a la derecha: Vengan a mí benditos de mi Padre, y tomen poseción del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo.

Porque:

1. Tuve hambre y ustedes
me dieron de comer

2. Tuve sed y ustedes
me dieron de beber

3. Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa

4. Anduve sin ropas y
me vistieron

5. Estuve enfermo y fueron a visitarme

6. Estuve en la cárcel y me fueron a ver


¿Cual es la verdadera libertad? LA VERDADERA LIBERTAD

Nuestra vocación, hermanos, es la libertad. No esa libertad que encubre los deseos de la carne, sino del amor por el que nos hacemos esclavos unos de otros. Pues la Ley entera se resume en una frase: Amarás al prójimo como a ti mismo.. Pero si se muerden y se devoran unos a otros, ¡cuidado! que llegarán a perderse todos.

Por eso les digo: caminen según el espíritu y así no realizarán los deseos de la carne. Pues los deseos de la carne se oponen al espíritu y los deseos del espíritu se oponen a la carne. Los dos se contraponen, de suerte que ustedes no pueden obrar como quisieran. Pero dejarse guiar por el Espíritu no significa someterse a la Ley.

Es fácil reconocer lo que provienen de la carne: libertad sexual, impurezas y desverguenzas; culto a los ídolos y magia, odios, ira y violencias; celos, furores, ambiciones, divisiones, sectarismo y envidias; borracheras, orgías y cosas semejantes. Les he dicho, y se los repito: los que hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios.

En cambio, el fruto del Espíritu es caridad, alegría, paz, comprensión de los demás, generosidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de si mismo. Estas son cosas que no condena ninguna Ley.

Los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne con sus impulsos y deseo. Si ahora vivimos según el espíritu, dejémonos guiar por el Espíritu; depongamos toda vanagloria, dejémonos de ser más que los demás y de ser celosos.